Has no content to show!
02 December 2019

Javier C. P. C., de 22 años, necesitará ayuda psicológica, pues envalentonado por el alcohol se encerró en su casa ubicada en la calle 25 con 30 de la colonia La Glorieta de Kinchil, para intentar suicidarse por tercera vez.

Javier ingería bebidas alcohólicas desde la madrugada del sábado, por lo que amaneciendo sacó a su esposa y cerró la puerta de su cuarto para privarse de la vida.

Su esposa y parientes avisaron a los agentes de la Policía Municipal, por suerte uno de sus compañeros de trabajo, que pasó a su casa para ir con él a trabajar, logró derribar la puerta y cortar la cuerda.

Según se averiguó, el muchacho arrastra varias deudas económicas, la más fuerte con una tienda departamental. Incluso su padre dijo a las autoridades que ya está cansado de estar cuidándolo, pues solo llegó al domicilio adjunto donde vive su hijo con su familia para decirle que no hubo la cabeza de ganado, y se encerró. Como quien dice busca cualquier pretexto para quitarse la vida.

Al final se dijo que su patrón se encargaría de llevarlo a una clínica en Mérida para su valoración médica y tratamiento.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree